16/6/07

NIXON: "BRASIL AYUDO A MANIPULAR LAS ELECCIONES URUGUAYAS," 1971

Nuevos documentos desclasificados revelan los amplios esfuerzos de la Administración Nixon para prevenir la victoria del Frente Amplio en las elecciones presidenciales de 1971. Los EEUU podrian haber actuado conjuntamente con los brasileños para influenciar los resultados. Hace seis semanas, un informe de la agencia de prensa AP escrito por Ron Kampeas, basado en un documento recientemente desclasificado de la coleccion Nixon en el Archivo Nacional de EEUU, revelo que durante una reunión con el entonces Primer Ministro británico Edward Heath, el presidente Nixon admitió que “Brasil ayudo a manipular las elecciones uruguayas”.

El Proyecto de Documentación del Cono Sur del National Security Archive recolectó los 15 documentos que se exhiben a continuación en un esfuerzo por dar un contexto a los comentarios de Nixon. Los documentos muestran que los EEUU estaban profundamente preocupados que el ejemplo de Allende en Chile se repitiera en Uruguay. Las preocupaciones eran compartidas tanto por Brasil como por Argentina cuyas agencias de inteligencia militar llevaban a cabo consultas regularmente y habían anteriormente tenido un acuerdo para intervenir en los eventos políticos en Uruguay. La Embajada de EEUU recomendó actividades abiertas y encubiertas para contrarestar las revistas del Frente y cooperación entre Brasil y Argentina para apoyar operaciones de seguridad de Uruguay.

El presidente brasileño, Emílio Garrastazu Médici, visitó Washington entre el 7 y el 9 de diciembre, 1971, cuando aun no se había definido el resultado de las elecciones uruguayas. Garrastazu Médici sostuvo varias reuniones con el Presidente Nixon, el Asesor de Seguridad Nacional Henry Kissinger, el Secretario de Estado William Rogers y el que en breve seria Subjefe de la CIA, Vernon Walters. En varios de los memorandos sobre las conversaciones con el presidente brasileño, Richard Nixon menciona la ayuda de Brasil en influenciar las elecciones uruguayas. Henry Kissinger remarca el apoyo de Garrastazu Médici a la Doctrina Nixon en América Latina. Según esta doctrina, una nación como Brasil, jugaría el papel de potencia regional subsidiaria actuando por los intereses de los EEUU.

Las elecciones fueron llevadas a cabo el 28 de noviembre de 1971. Lideres del Frente Amplio hicieron denuncias en el sentido que los EEUU y Brasil estarían apoyando una ola de intimidación en contra de su campaña y sus candidatos. Luego de un controversial atraso de mas de dos meses, el 15 de febrero de 1972, el tribunal electoral anuncio la victoria de Juan Maria Bordaberry, del partido Colorado en el gobierno, con 41% del voto, solo unos pocos miles de votos por encima del 40% obtenido por el candidato del partido Blanco. Para alivio de la Embajada, el Frente Amplio terminó en un distante tercer lugar con 18% de los votos.


Contexto Histórico
Desde mediados de los años 60, Uruguay, conocido como la Suiza de América Latina, había visto su ejemplar tradición democrática y su alto estándar de vida decaer ante una economía en crisis, corrupción gubernamental y efervescencia social. Washington establecieró una oficina del programa de Seguridad Publica de la Agencia para el Desarrollo Internacional (AID) desde 1964, para proveer asistencia a las operaciones de contrainsurgencia de la policía. En 1969, en medio de una creciente crisis política y actividades de un poderoso movimiento guerrillero de los Tupamaros, los EEUU doblaron la asistencia en Seguridad Publica en equipo y entrenamiento policial.
La crisis escaló rápidamente hasta convertirse en conflicto en 1970. A medida que los nuevos oficiales entrenados en los EEUU ocupaban puestos clave en la policía, aumentaban las denuncias de torturas. A. J. Langguth en su bien documentado libro Hidden Terrors (Terrores Ocultos, Pantheon Books, 1978, p. 286) da cuenta de como policías más antiguos eran reemplazados “cuando la CIA y los asesores de la policía habían optado por métodos y hombres más duros.” También describe que mientras Dan Mitrione era jefe del programa de Seguridad Publica, los EEUU “…introdujeron un sistema de carné de identidad como el de Brasil... [y que] la tortura se convirtió en rutina en la jefatura de Montevideo.”
Entre mediados de 1970 y principios de 1971, los Tupamaros secuestraron a Dan Mitrione, un agrónomo norteamericano, a un diplomático brasileño y uno británico, pidiendo a cambio la liberación de 150 Tupamaros detenidos por la policía. Luego de negociaciones bilaterales con familiares y gobiernos extranjeros, la mayoría de las victimas fueron liberadas a salvo. Ante la política de no transigir con los secuestradores de parte de los gobiernos Uruguayo y de EEUU, los Tupamaros mataron a Mitrione y su cuerpo sin vida fue encontrado a principios de Agosto de 1970. La violencia entre la policía apoyada por los EEUU y los Tupamaros creció en una espiral.
El año de las elecciones presidenciales encontró a la clase política Uruguaya en dispersión. Los tradicionales partidos Colorado y Blanco perdían prominentes miembros que se unían al Frente Amplio. Un memorando sobre las elecciones presidenciales en Uruguay del Departamento de Estado para el Asesor del Consejo de Seguridad Nacional Henry Kissinger describía a la sociedad Uruguaya de la época en estos términos: "El tema de oposición más importante es el sentimiento general de malestar y falta de dirección nacional. Hay una creciente desilusión, especialmente de parte de los jóvenes de clase media, causada por la falta de oportunidades. El fenómeno de los Tupamaros es en si mismo en gran parte una revolución de la clase media contra un sistema que se ve no ofrece ninguna esperanza de participación significativa."
En este contexto, los EEUU veían con profunda preocupación como poco después de su creación en Febrero de 1971, el Frente Amplio, una coalición de comunistas, socialistas, democrata crisrtianos y disidentes de los partidos mas grandes, rápidamente ganaba apoyo sustancial para las elecciones del 28 de Noviembre. Algunos estimados iniciales de las preferencias de los votantes ubicaban al Frente justo detrás de los Colorados y a la cabeza de los Blancos.
Los EEUU consideraban a Uruguay como un modelo para América Latina y temían que se repitiera la victoria de la Unidad Popular en Chile hacia pocos meses el año anterior. A mediados de 1971, el objetivo de Washington en Uruguay era "disminuir la amenaza de una victoria política por el Frente," que se veia como una una amenaza mayor que los Tupamaros.
Para entonces los EEUU estaban implicados en apoyar una ofensiva contrainsurgente en gran escala incluyendo la transformación de la inteligencia policial en una agencia de seguridad nacional, la Dirección Nacional de Información e Inteligencia (DNII). En septiembre de 1971, el gobierno Uruguayo lanzó operaciones contra subversivas, coordinadas por el DNII, de las fuerzas conjuntas (policiales y militares) contra los Tupamaros. Ex-policias han declarado que los escuadrones de la muerte eran coordinados desde el DNII.
En 1972, el recién electo presidente Bordaberry dio mano libre a los militares en la contrainsurgencia. Los militares aplastaron a los Tupamaros, reprimieron a estudiantes universitarios, sindicalistas así como a los opositores al gobierno. En 1973 los militares disolvieron el Congreso y mas tarde en 1976, depondrian a Bordaberry mismo cuando Uruguay seria conocido como un "Estado Prisión". La asistencia en seguridad de los EEUU continuo hasta 1977.
Los documentos
Son conocidas las operaciones encubiertas de la CIA para prevenir y luego deestabilizar al gobierno de Salvador Allende en Chile. No es hasta ahora sin embargo que las actividades de las agencias norteamericanas para minar al Frente Amplio han empezado a conocerse a medida que los documentos presidenciales, del Departamento de Estado y de Seguridad Publica de AID son desclasificados por medio del proceso regular a documentos históricos en el Archivo Nacional de EEUU.
Algunos de los documentos presentados aquí provienen de la sala de lectura del Departamento de Estado y de los "Record Groups" 59 y 286 del Archivo Nacional de EEUU. El Archivo de Seguridad Nacional revisó también los extractos de las cintas magnetofónicas del presidente Nixon (desclasificadas el año pasado) y los documentos desclasificados del Consejo de Seguridad Nacional de Nixon.

1 comentario:

RodrigoScheuer dijo...

Hola, tengo una imagen digitalizada de un diario brasileño sobre el tema. Si querés mandame un mail que te la paso: rbrum@montevideo.com.uy

Saludos.